Segueix tota l'actualitat de #sialfutur
CAT | ENG | ESP

Víctor Font, en nombre del proyecto Sí al futur, ha entregado esta tarde el software que permitirá a partir de ahora el uso del voto electrónico en el Club. Acompañado de Víctor Hidalgo, ingeniero de Scytl, empresa de referencia en el impulso del voto electrónico en todo el mundo, Font ha sido recibido por el director del Área Social del FC Barcelona, Pere Jansà, y por el director de tecnologías de la información (TIC) del Club, Sergio Jerez. El voto electrónico se podrá utilizar en los comicios a la presidencia, incluida la recogida de firmas de los candidatos; permitirá la reforma de la asamblea de compromisarios para abrirla a toda la masa social y facilitará las consultas sobre cuestiones simbólicas, como el diseño de la camiseta o el escudo.

En la actualidad, está en marcha una reforma de la Ley del Deporte Catalán y la Actividad Física, que a estas alturas solo permite el voto presencial en la elección de las directivas y de las presidencias de clubes deportivos como el FC Barcelona. Fuentes de la Secretaría General del Deporte de la prevén que la próxima legislación no restringirá el voto electrónico en el mundo del deporte si se garantizan la igualdad, la libertad, la universalidad, el secreto y la transparencia en el proceso. Estas mismas fuentes prevén que, si hay consenso en el sector deportivo, la nueva Ley del Deporte Catalán y la Actividad Física puede ser aprobada antes de acabar el año. Esto permitiría la aplicación del voto electrónico en los comicios a la presidencia del FC Barcelona previstos para el 2021, en convivencia con el voto presencial, siempre que se reformaran los estatutos del Club.

 

El software, una revolución tecnológica

El software, que Sí al futur ha librado esta tarde de manera totalmente gratuita al Club, permitirá que, por ejemplo, el nuevo presidente sea elegido en los próximos comicios, previstos para 2021, a través del voto electrónico. “No hay ninguna excusa para no implementar el voto electrónico y nuestro proyecto se compromete a aplicarlo si gobernamos el Club, pero sería un buen legado de la presidencia de Josep Maria Bartomeu que lo pusiera en funcionamiento desde ahora mismo”, afirmó Víctor Font en una jornada de divulgación sobre el voto electrónico organizada por Sí al futur, el 28 de marzo pasado.

En aquel momento Font ya subrayó que el voto electrónico es “una herramienta clave en la transformación del modelo de gestión que impulsamos”, porque “no tiene sentido que un club como el Barça con 140.000 propietarios y siempre vinculado a la democracia no tenga en cuenta su opinión más allá de cuando se vota en las elecciones cada seis años y en la asamblea de compromisarios, si el propietario lo es”. En este sentido, Sí al futur propone aplicar el voto electrónico en los comicios a la presidencia, incluida la recogida de firmas de los candidatos; la reforma de la asamblea de compromisarios para abrirla a toda la masa social; y algunas cuestiones simbólicas, como por ejemplo el diseño de la camiseta y el escudo. Víctor Font puntualizó que “el compromiso con el voto electrónico no quiere decir que el consejo directivo no gobierne, sino que escuchará la opinión de los socios, que a veces será vinculante, antes de tomar determinadas decisiones”. Según Font, el consejo directivo de Sí al futur gobernará “desde el conocimiento, dejará margen de actuación a los ejecutivos y tendrá el voto electrónico como gran aliado para saber qué quieren los socios y las socias del Barça”.

 

Un sistema seguro y protegido de las manipulaciones que aumenta la participación

Pere Vallès, presidente de Scytl, empresa de referencia en el impulso del voto electrónico en todo el mundo, ya explicó el pasado mes de marzo algunas de las características básicas del sistema de voto electrónico: se puede llevar a cabo desde cualquier dispositivo conectado a Internet, es “seguro y confiable”, incrementa la participación, permite garantizar la privacidad del elector y está protegido de cualquier manipulación. “Cada acción queda registrada de forma inmutable en unos archivos que no se pueden borrar ni modificar. Esto genera unas pruebas matemáticas que demuestran que no ha habido ninguna manipulación”, afirmó Vallès.