Segueix tota l'actualitat de #sialfutur
CAT | ENG | ESP

Un 60% de los compromisarios vota a favor de la propuesta de Sí al futur, pero 173 votos negativos impiden llegar a los dos tercios necesarios.

La propuesta de Sí al futur a favor de la introducción del voto electrónico en el Fútbol Club Barcelona ganó, este domingo, la votación en la Asamblea de Compromisarios de la Entidad, pero se quedó a 58 apoyos de conseguir la reforma estatutaria necesaria para que convertirla en una realidad. Entre los compromisarios presentes en aquel momento en el Palau Blaugrana, 359 dijeron sí a la iniciativa (60%), 173 se opusieron (29%) y 67 se decantaron por el voto en blanco (11%). 599 votos, en total. A pesar de la clara victoria, la modificación estatutaria no prosperó porque había que obtener al menos dos tercios de los compromisarios.

Víctor Font fue el responsable de presentar ante los compromisarios la propuesta en nombre de Sí al futur y de los 5.000 socios y socias que habían firmado previamente a favor de la iniciativa. En declaraciones posteriores a la Asamblea, Font puso en valor que el voto electrónico hubiera tenido el apoyo de una amplia mayoría de la Asamblea a pesar de “la descripción apocalíptica” que la secretaria de la Junta, Maria Teixidor, hizo de esta modalidad de votación en su turno de palabra.  “Estamos contentos de comprobar que una de las ideas que impulsamos para democratizar y generar más participación en el Club tiene apoyo entre los socios y las socias”, subrayó Font.

Font lamentó también el posicionamiento de la Junta Directiva, que criticó y puso en duda el voto electrónico en una intervención de Teixidor de media hora ante los compromisarios para acabar pidiendo el voto favorable. “La posición cínica en muchas cuestiones es una característica de esta Junta Directiva, que dice una cosa y después hace otra. Su intervención ha generado dudas y confusión”, lamentó Font. “Tengo clarísimo que no hay voluntad política de implementar el voto electrónico. En el modelo actual, quien gobierna quiere gestionar el Club como propietario y, más allá del voto cada seis años, los socios y las socias solo podemos participar en estas Asambleas de Compromisarios que hay que reformar de arriba a abajo”. En este sentido, Font recordó que “además de los compromisarios elegidos por sorteo, a la Asamblea se invita, por Estatutos, a los presidentes de las federaciones de peñas y a los senadores del Club, unos colectivos sobre los que quien gobierna tiene manera de influir. Por eso quien gobierna no quiere cambiar las reglas del juego”.

Para que la propuesta sobre el voto electrónico fuese debatida en la Asamblea de Compromisarios, Sí al futur presentó al Club 5.030 firmas de socios y socias favorables a la medida, de las cuales 4.699 se dieron por válidas. La cifra superaba con creces las 3.253 firmas necesarias para debatir la iniciativa (el 3% de los socios con derecho de sufragio pasivo). Ha sido la primera vez a la historia reciente del Club que, a propuesta de un socio, se introduce un punto en el orden del día de la Asamblea de Compromisarios.

La propuesta de Sí al futur recogía que, en convivencia con el presencial, el voto electrónico se aplicaría en las elecciones a la presidencia, en la recogida de firmas de los precandidatos, en una reforma de la Asamblea de Compromisarios para abrirla a toda la masa social, y en consultas sobre cuestiones sobre las que la Junta Directiva quiere saber la opinión de los socios antes de tomar una decisión, en especial aquellas de carácter simbólico. La votación a la presidencia mediante el voto electrónico estaría pendiente de que el Parlamento de Cataluña aprobara la Llei de l’Esport i l’Activitat Física, que incluye esta posibilidad.

Sí al futur continuará trabajando para dar a conocer el proyecto entre la masa social barcelonista. La próxima cita pública será el jueves 19 de diciembre, cuando se presentará en Vic en un acto con Víctor Font como los que ya se han hecho en Barcelona, Granollers y Sant Cugat.